Pages Menu
TwitterFacebook
Categories Menu

Yoga, relajación y Desarrollo Personal en la 3ra edad

 

Yoga, relajación y Desarrollo Personal en la tercera edad

Yoga, relajación y Desarrollo Personal en la 3era edad

“Bienestar físico y mental”

 

Nuestra salud no solo depende de nuestras actitudes mentales hacia nuestro cuerpo, sino hacia la vida en general.

La ausencia de salud es el obstáculo más grave en el camino de la vida. La salud es la mayor fortuna, un estimado bien para todos; sin ella difícilmente podremos esperar avanzar en ningún terreno. En la persona sana:

  • Todos los órganos trabajan en armonía y realizan sus funciones convenientemente.
  • El ritmo del pulso, la respiración y la temperatura corporal son normales.
  • Los intestinos evacuan regularmente, a diario.
  • Tiene buen apetito y digiere los alimentos normalmente.
  • No siente cansancio.
  • Duerme y se despierta fácilmente.
  • Tiene muy buena memoria.
  • Piensa y actúa con precisión.
  • Reacciona ágilmente ante cualquier estimulo, físico o mental.
  • Esta alegre, de buen humor sonríe con facilidad.
  • Es humilde, honrada, sensible, agradecida y cariñosa.
  • ¿Te identificas entre el grupo de las personas sanas?

 



YOGA

El yoga es extremadamente beneficioso para cualquier persona de cualquier edad. Con la práctica continuada de este versátil sistema de ejercicios, puedes apreciar los resultados rápidamente porque, a medida que dejas escapar las tensiones, liberas grandes reservas de energía.

Practicar yoga también contribuye a alcanzar un alto nivel de salud orgánica. Puede ayudarte a mantener un aspecto juvenil y una actitud que irradie sensaciones que toda persona desea: energía, belleza y elegancia.

El yoga aumenta la circulación y la felicidad. La columna vertebral proporciona alojamiento a los sistemas nerviosos central y autónomo, y por tanto todo el cuerpo se beneficia al tiempo que la columna vertebral se hace más flexible. El movimiento puede llegar a ser un placer a medida que las articulaciones empiezan a funcionar con mayor facilidad y los músculos empiezan a trabajar más eficazmente.

Estos y otros muchos cambios positivos aparecen mediante un compromiso regular con la practica del yoga, puesto que es un programa completo que implica física y mentalmente al individuo en su totalidad. Se ha dejado constancia de los siguientes beneficios (perdida de peso, alivio de estados tales como el insomnio, dolor de cabeza, dolor de espalda, el estreñimiento, la sinusitis y el asma; mejora del equilibrio y la postura; mejor concentración; mayor fortaleza y flexibilidad, reducción del cansancio mental, la presión y la tensión; mayor relajación; mejor circulación y respiración; mejora la condición de la piel, los ojos y el pelo.

Uno de los aspectos más gratificantes de la practica del yoga, es descubrir como la mente y el cuerpo se pueden unir en una armonía de movimiento y coordinación. Se abren nuevas perspectivas de comprensión de uno mismo.

Muchas personas entran en el yoga por primera vez como un modo de mantenerse en forma y flexibles. Otras vienen buscando alivio para una dolencia específica. Cualquiera que sea el motivo, puede convertirse en una parte importante de la vida, un instrumento para el bienestar y autodescubrimiento.



RELAJACIÓN

El estrés es una respuesta fisiológica, física y mental que el organismo pone en marcha de forma automática ante hechos excepcionales. Una vez resuelta la situación, el organismo vuelve a su estado normal. Es una reacción de adaptación que nos permite valorar con mayor rapidez este hecho y decidir cómo actuar.

Esta respuesta sin embargo, depende mucho de la conducta de la persona, ya que hay situaciones cotidianas que también pueden desencadenarlo. Los periodos de exámenes, los problemas laborales, sociales, etc... Suelen ser situaciones en las que habitualmente se genera estrés.

No hay que quedarse con la idea con el estrés como algo negativo, aunque un exceso del mismo puede tener repercusiones no deseadas sobre un órgano o sistemas concretos, o bien sobre todo el organismo. Cada persona responde de forma distinta.

El exceso de estrés puede producir diversas patologías y trastornos: mal humor, cansancio, sensación de ahogo, sentimiento de falta de control, falta de apetito o por el contrario comer en exceso, conducta precipitada, consumo de alcohol, fármacos, tabaco, cefaleas, insomnio, depresión, trastornos gastrointestinales, cardiovasculares, respiratorios, etc...

¿Cómo controlar el estrés?

Es importante aprender a controlar el estrés antes de que se convierta en un problema para nuestra salud. Diversas técnicas nos pueden ayudar a conseguirlo.

Una forma efectiva a la vez que sencilla y asequible para convertir el estrés es la relajación. La relajación ejerce unos efectos beneficiosos sobre el cuerpo como son:

2

  • La respiración se vuelve más pausada,
  • Los órganos se oxigenan mejor y se activan sus funciones.
  • Los músculos se distienden.
  • Disminuye la tensión arterial y la frecuencia cardiaca.
  • Descienden los niveles de adrenalina.
  • Se estimulan las defensas.
  • Se produce calma emocional

 

 

Sesiones de trabajo

 

En las sesiones, adaptadas específicamente para su condición y edad, se trabajarán lo siguiente: 

  • Charlas Informativas sobre temas de interés
  • Sesiones de Desarrollo Personal
  • Movilizaciones energéticas
  • Hatha-yoga (posturas de yoga)
  • Pranayama (respiraciones)
  • Relajación dirigida
  • Visualización y técnicas de concentración
  • Risoterapia
  • Meditación
  • Juegos y expresión corporal
  • Etc...

 

Una buena regularidad en la práctica de yoga y relajación, sería de dos días a la semana, en sesiones de hora y media cada una.

Precio por hora: 40 €

 

Yoga, Relajación y Pranayama

YOGA, RELAJACIÓN Y PRANAYAMA

 

Yoga es el arte de vivir rectamente, con una actitud positiva ante si y ante la misma naturaleza; porque nos enseña a situarnos en armonía con ella y con nosotros mismos. Lo que es bueno para el cuerpo también ha de ser para la mente y el espíritu.

Yoga significa unión. Es el método de toma de conciencia, de los tres niveles que constituyen la naturaleza humana:

  • A nivel físico: mediante la práctica asidua de las asanas vamos tomando conciencia progresivamente de cada parte de nuestro cuerpo (músculos, articulaciones, tendones,etc.)
  • A nivel mental: con ciertas técnicas de introspección empezamos a ser consciente del complejísimo y caótico proceso mental (deseos, temores, simpatías, complejos, prejuicios, etc.).Observamos como la mente se asemeja a una tempestad y podemos experimentar como con otras técnicas (pranayamas) se va calmando poco a poco, siendo posible incluso dominarla totalmente.
  • A nivel espiritual: por medio de la Meditación va despertando en nosotros la conciencia de una realidad superior.

Es la unión de uno mismo y es también la unión con el cosmos, con la energía Universal.

Yoga Mental

 

El yoga mental es un tipo de Yoga que trabaja exclusivamente con la mente. Sentados en la postura del loto, o en todo caso en una postura que permita mantener recta la espalda, se procede a concentrar la mente sobre un objeto exterior, como por ejemplo una vela, o en uno interior, como una imagen mental, con la finalidad de conseguir mayor control consciente de los procesos mentales y disminuir su nivel de actividad.

El yoga mental reduce el estrés, re-enfocando la atención y re-estableciendo un sentido de bien-estar físico y mental.

Está demostrado desde hace siglos su enorme valor a la hora de proporcionar al ser humano una serie de herramientas sumamente eficaces para su desarrollo y mejoramiento.

En nuestro mundo actual, pleno de agitación, estrés y competitividad, la práctica del yoga mental se revela como una vía seria y contrastada para cualquier persona que desee salir del laberinto que representa nuestra conflictiva vida diaria.

A través de su práctica, podrá sosegar la mente, tranquilizar las emociones, armonizar los pensamientos y alcanzar un estado de paz y calma interior.

Esta es una de las técnicas más importantes del yoga mental para lograr una mejor calidad de vida. Nos enseña a ser nosotros mismos más allá de la mente, a conocer el contenido y a desidentificarnos:

Adopte la postura de meditación. Relájese tanto como pueda y pause la respiración. Muy atento y sereno, observe todo lo que vaya surgiendo en su mente. No fabrique pensamientos; tampoco los frustre. Limítese a estar atento y receptivo, desde la distancia, observando todo lo que va brotando y desfilando por la mente.

Los pensamientos van y vienen como nubes en el cielo. Observe implacable y desapasionadamente.

Podrá observar ideas, recuerdos, imágenes, percepciones sensoriales, sentimientos, emociones, todo aquello que surja y se desvanezca en la mente. A veces se olvidará de que está haciendo el ejercicio y se implicará por completo en la mente incluso durante minutos.

Pero en cuanto recobre la autoconsciencia sepárese de la mente y comience a observarla atento y desapegado. Proceda así durante quince o veinte minutos.

Persevere en la práctica.

 

Cuando tu entendimiento, perturbado por oír demasiado, descanse firme e inmutable en la concentración, entonces habrás alcanzado el Yoga.

Bhagavad-Guita

Yoga

 

Ejercicio de interiorización, observación del Mundo Interior

EJERCICIO DE INTERIORIZACION, OBSERVACION DEL MUNDO INTERIOR

 

Adopte una postura de meditación. Entre en usted mismo y observe. Desconéctese del mundo exterior, haciendo caso omiso de los estímulos externos; explore dentro de usted mismo.

Busque, escarbe, profundice, interiorícese.

Manténgase muy atento, sin dejarse influir emocionalmente por aquello que vaya descubriendo a lo largo de su búsqueda interior. No cree conflictos, evite la tensión, sea paciente.

Mire escrutadoramente dentro de usted como si lo estuviera haciendo dentro de otra persona, desapasionadamente.

Observe sus aspiraciones, virtudes, defectos. Sea ecuánime, objetivo. Se trata simplemente de observar, no de recriminarse, justificarse, auto engañarse o culpabilizarse. Evite los subterfugios, la falsa imagen que haya fabricado sobre usted mismo. Observe, para conocerse, con mucha receptividad, con mucha atención, como observaría un cuadro que le interesase. Observe sus reacciones, sus complejos, sus inhibiciones, sus conflictos. No evalúe.

Vaya descubriéndose gradualmente, vea sus temores, sus formas de evasión, sus fantasías, sus recuerdos.

Conózcase directamente, no por lo que haya leído en los textos de psicología ni por lo que los demás digan sobre usted, sino por aquello que directamente verifique, constante, experimente.

No analice, no reflexione; simplemente observe para conocerse, para comprenderse, para saber de sus mecanismos e intenciones, para saber qué es en usted lo auténtico y qué es lo adquirido.

 

El efecto de estos ejercicios consiste en:

  1. Entrenar e incrementar la capacidad de concentración para poder dirigirla a donde nos sea útil, lo que nos permitirá mejorar cualquier actividad intelectual.
  2. Poner en armonía la mente y la voluntad a través de la concentración.
  3. Despejar y limpiar la mente del rumor interior que tanto nos distrae.
  4. Encauzar la fuerza del deseo para saber mejor lo que queremos y utilizar en nuestro beneficio esa energía.
  5. Ser más conscientes de nuestros procesos mentales para incrementar el dominio de nuestra conciencia y mejorar el control sobre nosotros mismos.
  6. Disminuir el ámbito del inconsciente con la finalidad de conocernos mejor, y así encauzar y reducir la ansiedad y la angustia.
  7. Darnos un tiempo y un espacio para permanecer con nosotros mismos, sin prisas, en unos minutos de quietud y armonía, tomando distancia de nuestras actividades cotidianas.
  8. Serenar finalmente la actividad mental para dar paso a lo esencial, a lo que el Yoga llama Atman, el Ser, lo que verdaderamente nos constituye, y que nosotros definiríamos como la espiritualidad que nos complementa como seres humanos

Efecto de ejercicios

 

Concentración en una Flor

CONCENTRACIÓN EN UNA FLOR

Adopte la postura de meditación, relájese tanto como pueda y pause la respiración. Seleccione su flor preferida. Vacíese de todo para llenar su mente de la flor seleccionada.

Véala mentalmente con todos los detalles, proporciones, textura, pero no indague, no analice, no reflexione. Sólo refleje con la mayor fidelidad posible la flor en el espejo de su mente.

Cuantas veces pierda la imagen, trate de recuperarla; cuantas veces descubra que la mente se ha dispersado, agárrela y condúzcala al soporte de la concentración. Vaya absorbiéndose más y más en la flor, más y más, afinando y afinando la concentración, evitando distraerse, unificando toda la consciencia sobre el soporte de la concentración, abstrayéndose en el mismo.

Cuando haya perfeccionado el ejercicio, puede colorear mentalmente la flor con diferentes colores. La conquista de la mente es una cuestión de entrenamiento metódico y continuado.

Dedique por lo menos diez o quince minutos al ejercicio.

Pranayama (Ejercicios Respiratorios)

Pranayama

A través de los siglos se sabe que los patrones de la respiración son indicativos de la disposición de ánimo. El Yoga, por ejemplo, nos enseña a reducir el estrés y a mejorar la salud en general, con sólo modificar nuestros patrones de respiración.

Sólo una minoría de adultos respiran con toda eficacia y sacando el máximo partido para su salud. Los niños, salvo que tengan algún defecto físico, respiran mejor que los adultos.

Pero tan pronto como se someten a las presiones sociales y a tensiones, desarrollan los hábitos defectuosos de respiración de sus padres, sobre todo la respiración poco profunda con la parte superior del pecho.

La pérdida de un correcto hábito de respirar trae consigo siempre una consecuencia destructiva para la salud.

La corriente sanguínea no se purifica, no se oxigena debidamente ni se queman tampoco correctamente los alimentos para aportar energía. Esto puede justificar la fatiga, jaqueca y neurastenia (sensación de dolor y molestias musculares, mareos, trastornos del sueño, incapacidad para relajarse, irritabilidad), de la vida civilizada.

Desarrollo de una clase de Radja Yoga o Meditación

Primera parte: Lectura de un texto que tenga que ver con Yoga, meditación o espiritualidad (7 minutos). Escogeremos textos clásicos extraídos de nuestra biblioteca, que resulten amenos y al mismo tiempo sirvan de instrucción y estímulo para la práctica posterior.

Segunda parte: Práctica de Radja Yoga o Meditación (25 minutos). Radja Yoga consiste fundamentalmente en ejercicios de concentración mental que se realizan sentados con la espalda recta. La práctica de meditación estará basada en el tipo de meditación Vipassana.

Tercera parte: Prosigue la lectura del texto y, al final, se abre un corto diálogo para intercambiar preguntas y dudas sobre la clase (7 minutos)

 

OBSERVANDO EL RELOJ

reloj

Propósito: Descubrir e investigar el estado actual de nuestra atención.

Materiales: Un reloj (de preferencia con segundero), y entre 1 a 5 minutos de su tiempo.

Ejercicio: Coloque su atención en el segundero de un reloj por un minuto. Mantenga la atención ahí durante el minuto entero sin permitir que la atención se vaya.

Descanse.

Usando tu aparato visual normal, es decir, los ojos, sigue tan intensamente como sea posible el movimiento del segundero de un reloj o, intentando a la vez percibir tu presencia dentro de la máquina, incluyendo los sonidos, olores, temperatura, humedad y ambiente general del entorno; al mismo tiempo llegando a estar agudamente consciente de las sensaciones constantemente cambiantes de la piel de la máquina biológica humana, de las sensaciones de los órganos internos, de las sensaciones resultantes de los pensamientos que pasan por el aparato mental y de las emociones que acaso se estén produciendo actualmente en la máquina.

Todo esto, mientras que la atención está intensamente arraigada en el rápido e inexorable movimiento del segundero cuando se mueve por la esfera del reloj.

En otras palabras, si vemos el segundero de un reloj por un minuto, lo que estaremos tratando de hacer en un principio es manteniendo la atención sin que se vaya del segundero. ¡Nos sorprenderá lo difícil que es esto! Sesenta segundos de simple presencia es todo un reto a veces.

Y tampoco estamos hablando aquí de la conciencia, si no de la “percepción simple”

 

 

Un afectuoso saludo. Raquel Losantos “Shakti”,

Sobre Raquel Losantos Shakti


Descargar información